Miguel Verduzco es estudiante del Master en Business & Technology de Collective Academy. Después de trabajar cuatro años en el sector Automotriz en Alemania, México y Hungría fundó Lite Organization. Desde hace un año ayudan a empresas a crear mejores resultados, mejorando las relaciones internas y alineando los objetivos de la organización.


A finales del año pasado (2017) tuve la oportunidad de asistir al evento de Forbes: Game Changers gracias a CollectiveAcademy. En él se discutieron las tendencias tecnológicas que están cambiando el mundo de los negocios y la importancia de fomentar y apoyar una cultura de innovación en las empresas para no volverse obsoletas.

Entre los expositores estuvieron: Greg Horowitt, encargado de culturas de innovación de la Universidad de Stanford, con la temática “Culturas de Innovación, The RainForest” y David Roberts, quien es considerado uno de los principales expertos mundiales en innovación disruptiva y tecnología exponencial. Él ofreció el keynote “Tecnologías exponenciales que cambiarán el futuro”.

Además, se llevó a cabo el panel titulado “El estatus de la innovación en México”, moderado por José Antonio Torres, fundador y Presidente Ejecutivo de The Edge Group. Entre otras cosas, se discutió cómo fomentar una cultura de innovación en México y cómo atraer y retener el talento milenial.

Se propusieron diferentes aspectos sobre la creación de una cultura de innovación basados en un estudio realizado por The Edge. El resultado mostraba que los dos aspectos que representan el mayor reto para las organizaciones en México son:

  1. La falta de líderes como modelos a seguir.
  2. La falta de prácticas para fomentar la innovación dentro de las empresas.

Se concluyó reflexionando sobre la forma en la que se podría cambiar el resultado del análisis y tener mejores modelos a seguir que inspiren a la juventud a tener iniciativas innovadoras.

“Hay una recompensa para los que se arriesgan.” 

– David Roberts 

En una de las pausas entre presentaciones vi a Horowitt solo en el pasillo y dudé un poco si acercarme a hablar con él. Pero tomé este último consejo de David Roberts y me arriesgué. Escribí este post para compartir los principales aprendizajes que me llevé de la plática.

Como no sabía cómo acercarme para tener su atención y sacar el mayor provecho posible de una conversación con él, decidí preguntarle si “daba clases en Stanford”.

Me arrepentí inmediatamente por escoger esa pregunta para abordarlo y pensé que la conversación iba a terminar bastante rápido. Pero Horowitt sonrió, me dio la mano y me dijo: sí, soy Greg. Y así fue como empezamos a hablar.

“No teman del no saber y aprendan a ser niños.”

– Greg Horowitt

Además de los consejos y las ideas de Greg, algo que me quedará grabado fue el trato que tuvo con un joven desconocido que nerviosamente se acercó a preguntarle si “daba clases en Stanford”.

Desde el principio y hasta el final de nuestra conversación Greg mostró mucho interés en mis preguntas y lo que tenía que decir, así como respeto y admiración por las ideas que le planteé. Y después de escucharme, me brindó (con gran humildad) varios consejos muy honestos con el afán de aportar a lo que le decía:

El statu quo muchas veces se pretende proteger por el vocabulario de los negocios: los directores dirigen, los presidentes presiden y los gerentes gestionan. Pero todas esas actividades están agregando mucho menos valor de lo que solían. Impiden la innovación y ahogan la creatividad en la constante búsqueda del orden.

“El activo más importante que necesitamos para la innovación es la imaginación, mucho más importante que el conocimiento.

– Greg Horowitt

Esto no quiere decir que no se necesite también de algunas estructuras para darle seguimiento a los proyectos y cumplir con los objetivos establecidos. Pero las estructuras pueden aparecer y desaparecer de acuerdo a las necesidades de cada organización. Las organizaciones basadas en proyectos y libres de títulos fijos (donde el miembro del equipo de ayer es el líder del equipo de hoy) ayudan a los integrantes a ser mejores líderes y mejores seguidores, ya que los vuelve más empáticos el uno con el otro. Estas organizaciones desarrollan la flexibilidad y la agilidad que otras empresas anhelan.

“Los métodos tradicionales de hacer negocios ya no funcionan.”

– David Roberts

El modo de gestión jerárquica ya no es adecuado para los desafíos de la economía moderna. Las estructuras del ayer se basaban en el ego y en la búsqueda de poder individual. Hoy el ego para fomentar la vanidad muchas veces no permite a las organizaciones lograr sus metas.

Por eso, Greg Horowitt propone olvidar los “EGO-Sistemas” y fomentar la organización más como un “ECO-Sistema.”

Al final, me dio seis consejos básicos para lograr fomentar esta forma de organización e iniciar un cambio cultural de compañerismo y aprendizaje en las organizaciones y en México:

  1. Find your tribe: siempre hay otras personas a quienes les va a apasionar tu causa. Encuéntralos y trabajen en equipo. Hay un proverbio africano que dice: “Si quieres llegar rápido, ve solo, pero si quieres llegar lejos, ve en manada.”
  2. Don’t boil the ocean: empecemos paso a paso, no tenemos que cambiar todas las prácticas que no funcionan al mismo tiempo. Así solo nos vamos a abrumar y es más probable que desertemos.
  3. Define a set of new rules: lo que nos trajo a donde estamos hoy, no nos va a llevar a donde queremos llegar mañana. Debemos cuestionar lo que está establecido y proponer una nueva manera de hacer las cosas.
  4. Give back: la generosidad nos ayuda a desarrollar empatía y ésta es fundamental para innovar, ya que nos da la sensibilidad necesaria para identificar los problemas que realmente importan.
  5. Celebrate success stories: Enaltezcamos a quienes están haciendo bien las cosas, así podemos fomentar que otros quieran hacer lo mismo.
  6. Involve media and journalists: Difundamos el mensaje de lo que queremos lograr. Así podemos sumar a otros a nuestras causas.

“Muchas personas han pasado mucho tiempo de su vida en el mapa, en el centro sabiendo lo que es predecible y probable. Los empresarios están fuera del mapa y es donde todas las cosas buenas suceden.”

– Greg Horowitt

El evento y la plática con Greg me dejaron muy emocionado y viendo muchas posibilidades de lo que podemos lograr como comunidad (Ya sea como comunidad #Collective, dentro de nuestras empresas, o nuestros círculos sociales). Veo que los problemas que se plantearon, se reflejan mucho en las organizaciones con las que trabajamos en Lite Organization y creo que es nuestra labor fomentar estas mentalidades para crear los espacios de trabajo que nosotros como millenials estamos buscando para nosotros.

“En el siglo XXI los empresarios deben dominar otras industrias que a lo mejor no tendrá relación con la suya.”

– David Roberts