Mientras que en muchos países, el culto a los muertos es un tema “macabro”, para los mexicanos, desde épocas antiguas, este es un asunto que “da vida” a una de las tradiciones más hermosas del país.

Una de ellas es las “Calaveritas Literarias” en la cual mediante versos con rimas se expresan de manera burlesca algunos aspectos de la personalidad o bien defectos de la persona de una forma satírica. Este año, por pura diversión, decidimos escribir una para nuestra Generación Fundadora y un par de sus mentores…. he aquí el resultado:

Al salón de clases la Parca llegó,
pretendiendo dar Negociación.
“No te pareces a Pato”
Bego exclamó.
“Muchos menos a Pepe”
Enrique le contestó.

La calaca insistió:
“Vengo a enseñarles un poco,
De negocios y de danzón,
Pero para eso, me llevó al más panzón.”

“En la Generación Fundadora,
todos flacos y listos son.”
Pato le respondió,
“Si te quedas en clase, un lugar tendrás,
Y al panteón no tendrás que regresar.”

La calaca ponderó.
“Un año de educación
En un lugar innovador…”
Seguro que es mejor,
Que llevarse a la gente por diversión.