The ONE thing es un libro escrito por Gary Keller cuyo título logra comunicar de forma concreta el libro entero.

Presenta la idea de priorizar una sola área para simplificar tu trabajo y tu vida para que todo lo demás sea innecesario o mucho mas sencillo.

Si te interesa aumentar tu productividad y simplificar tu vida, este es uno de los libros que debes leer. Está en mi lista de libros obligatorios para cualquier emprendedor y persona que deseen tener un alto desempeño.

1 – The One Thing

“Se cómo un timbre postal — pégate a una cosa hasta que llegues al destino.” Josh Billings

Todos las personas tenemos las mismas 24 horas al día, y sin embargo, algunas logran resultados extraordinarios con el mismo tiempo. ¿Cómo lo logran? No tienen un súper poder, ni acceso a una máquina del tiempo.

Todos tienen que comer, dormir y funcionar como cualquier otro ser humano. Entonces… ¿cuál es el secreto de su productividad?

The One Thing enfatiza el principio de que hacer menos te permite lograr más. Al pensar en menos tareas, podemos ignorar todo lo que nos quita enfoque y energía de lo que deberíamos estar haciendo para poder avanzar en nuestro objetivo.

Reconocer que todas las tareas que realizamos no importan por igual ni tienen la misma prioridad, es la mejor forma de aumentar tu productividad y alcanzar tus objetivos. Si en lugar de invertir energía en una amplia gama de tareas te enfocas en un campo estrecho de visión, lograrás llegar mucho más lejos.

2 – El efecto dominó

“Cada gran cambio inicia como el primer dominó que cae.” — BJ Thornton

El efecto dominó es muy sencillo. Si el primer dominó cae, desata un efecto en cadena que culmina con toda la fila de dominós en el piso.

Cada dominó simboliza cierta cantidad de energía y recursos potenciales. Entre más dominos estén alineados, más grande será la reacción en cadena y más lejos habrá llegado el efecto del primer esfuerzo.

Este efecto dominó es un gran testimonio del hecho de que, cuando algo se ha puesto en movimiento, puede afectar muchas otras cosas. Y aunque el mundo real suele tener más variables y complicaciones, el mismo principio aplica.

La vida no nos entrega una fila de dominós puestos uno frente al otro, ni nos coloca una serie de retos y obstáculos y recursos perfectamente alineados. Depende de nosotros alinearnos de la forma correcta para lograr el mayor efecto deseado.

Por eso debes encontrar cuál es ese primer dominó y trabajar duro hasta lograr que todos los siguientes caigan como resultado del esfuerzo alineado.

Pero para que esto funcione, debes de asegurarte de alinear todos los dominós necesarios en tu vida. Así podrás alcanzar tus objetivos en menos tiempo.

Recuerda, el éxito se construye un dominó a la vez.

3- El éxito deja un rastro de enfoque

“Son aquellos que se concentran en una cosa a la vez los que logran hacer que el mundo avance” – Og Mandino

El sistema operativo Windows hizo de Bill Gates el hombre más rico del mundo. “El muro” de Facebook la convirtió en la red social dominante.

Si observamos con atención, las empresas y personas más exitosas del mundo son conocidas por haberse enfocado en una sola hasta que lograron su objetivo. Y sólo después de ello se dieron el lujo de diversificar (con el mismo enfoque y disciplina).

Existe una lista interminable de emprendedores que han logrado crear grandes cosas con el poder de enfocarse en una sola cosa a la vez (The ONE Thing).

Encontrar tu “One Thing” es uno de los principales factores para catapultar tu éxito. Pero también puede llegar a ser ligeramente abrumador para algunas personas. Algunas veces cambian las variables y factores externos que están fuera de nuestro control. Es por ello que también puede llegar a cambiar nuestro enfoque, junto con el contexto.

Las 6 mentiras de la improductividad

“No es lo que no sabes lo que te mete en problemas, sino lo que sabes con certeza cuando no debería ser así.” — Mark Twain

La mayoría de las personas suelen tomar acciones a pesar de que creen que lo que harán esta mal. Cuando se trata de nuestra productividad y resultados, todos solemos practicar 6 mentiras que nos distraen del camino correcto, mentiras que nos distraen de alcanzar nuestro máximo potencial y minimizar los resultados de nuestros esfuerzos.

Lo más importante no es reconocerlas — seguramente ya las conoces — sino tomar responsabilidad de nuestras acciones y dejar de creer estas mentiras, o dejar de caer en el error de ejercerlas.

Las 6 mentiras de la improductividad son:

Mentira 1: todo es importante, todo es urgente

Cuando tenemos muchas tareas que completar en un sólo día, ¿cómo decides que tareas atender primero? ¿Cómo hacer cuando todo urge para ayer (típico en Latinoamérica) y todo parecer ser importante?

Podemos intentar hacer todo, y eso nos hará vernos ocupados, activos y en control de las tareas. Pero eso no nos ayudará a completar nuestros objetivos. Es el típico caso de eficiencia vs eficacia. Queremos resolver los problemas, no sólo ocuparnos en los problemas.

No todo importa por igual, y si analizas tus tareas, resultados y métricas más importantes podrás ver que la mayoría de los resultados provienen de la menor parte de tus actividades. Es un Pareto: 80% de los resultados provienen del 20% de las actividades. Para mis actividades, la mayoría de las ocasiones llega hasta un 90/10.

Las personas de alto desempeño entienden que no todo importa por igual y no todo tiene la misma urgencia. Logran grandes resultados al enfocarse en lo esencial. Deciden qué es lo más importante que pueden estar haciendo en este momento, definen su lista de dominos y planean sus días, semanas y meses basado en eso.

Mentira 2: multitasking

Todos sabemos que el multitasking (multitareas) es una mentira, pero todos seguimos haciéndolo. Y esto no  es porque pensemos que nos hace falta tiempo para hacer todo lo que TENEMOS que hacer. La gente suele “multitaskear” porque siente que es la única forma de completar todas las tareas que tiene enfrente.

Paul Atchley, PhD, profesor asociado de psicología cognitiva de la universidad de Kansas encontró en sus estudios que el multitasking es en realidad contraproducente.

La verdad es que cuando haces dos o más cosas a la vez, sueles necesitar más tiempo para completar esas tareas que si hicieras todas las tareas de una en una.

Mentira 3: la disciplina es la única forma

Contrario a la creencia copiar, las personas sumamente disciplinadas no son las únicas que logran obtener grandes resultados.

La razón por la cual esto funciona es porque el éxito no se trata de hacer todas las cosas bien, sino hacer bien cosas correctas.

Es decir, si para lograr nuestro objetivo, digamos, de escribir una gran novela, no es necesario levantarnos todos los días a las 4:30 de la mañana y escribir sin parar dos horas para después desayunar y ejercitarnos y después escribir durante 4 horas más.

La rutina de un novelista puede variar todos los días, e incluso ser caótica y falta de disciplina.

Pero eso sí, lo que un gran novelista tiene que hacer es lograr escribir una gran historia. No importa la hora, el lugar el estilo que use para inspirarse.

Se trata de hacer bien las cosas correctas, no de hacer todas las cosas.

Mentira 4: la fuerza de voluntad siempre estará ahí

“Si se quiere, se puede”. “Donde hay voluntad, hay una forma”

Solemos crecer con frases motivacionales como estas todo el tiempo.

El problema con este tipo de frases es que intentan ligar el éxito con la fuerza de voluntad sin ningún tipo de evidencia o bases científicas. Esto ha confundido y dejado a la deriva a más personas de las que las frases ayudan.

Sin duda alguna, la fuerza de voluntad es algo increíble , pero al mismo tiempo es como una reserva de energía, o un músculo que se ejerce. Con la práctica se fortalece, pero también hay que dejarla descansar para no atrofiarla. Y hay que aumentar la resistencia poco a poco para no romperla.

Un estudio clásico es el experimento de voluntad y de las galletas de chocolate

En resumen, el estudio encontró que cada vez que ejercemos la fuerza de voluntad durante un periodo largo de tiempo hay que dejare reposar para que se restaure. Es importante saber cuándo continuar con nuestras tareas y trabajo y cuándo reposar un poco para seguir avanzando.

Mentira: una vida balanceada

Para ser exitoso en al vida es importante saber identificar cuál es nuestro propósito de vida y cuales son los valores que más nos importan y después invertir toda nuestra energía y enfoque en ello. Esto por definición es un acto que rompe el balance en el que todo tiene la misma prioridad.

Si tu prioridad es tu familia, el trabajo nunca puede estar en balance con esto. Tu familia siempre recibirá la prioridad antes que el trabajo (y viceversa).

Lo importante está en saber en qué orden y en qué cantidad deseas invertir tus energías y recursos en cada uno. Esto es una vida funcional, no una vida balanceada. Y siempre que tu vida esté alineada a tus prioridades esto es bueno.

Si en cambio, has alineado tu vida para que la prioridad sea el trabajo, pero tu prioridad es la familia, tendrás problemas. Cada vez que identificas o cambias de prioridad (10 años después es mas importante tu familia que tu carrera de recién graduado) deberás de realinear tus actividades y recursos. Como dominós.

Cada vez que encuentras qué es lo más te importa en la vida, debes de romper el balance actual y realizar los cambios necesarios para lograr tus objetivos de la forma más estratégica posible.

Mentira 6: planear en grande/chico es malo

Los grandes resultados suelen ser la consecuencia de pensar en grande. Para lograrlos necesitamos tomar acciones alineadas a alcanzar estos objetivos.

Lo que crea conflicto en la mayoría de las personas es lograr aterrizar esa grandes ideas y planes en acciones concretas que puedan utilizar para guiar sus acciones día a día.

Es decir, de nada sirve tener una gran visión si no somos capaces de aterrizarlas a un plan de acción concreto que podamos utilizar para operar. O peor aun, que no logremos compartir con otros.

De poco sirve tener una claridad absoluta de nuestras tareas cada semana sin tener una visión mas grande de lo que estamos logrando: qué estamos construyendo y cómo esto nos ayudará a nuestros objetivos de largo plazo.

Lo mejor en estos casos es realizar un plan estratégico que nos permita balancear la gran visión a largo plazo con acciones concretas que nos permitan trabajar y obtener resultados claros cada día.

Productividad: la simple verdad de cómo aumentarla

“Ten cuidado con cómo interpretas el mundo; así es como es.” — Erich Heller

El éxito llega cuando caminas como cuando eres exitoso, hablas como cuando eres exitoso y te vistes como cuando eres exitoso — lo que todo eso sea que signifique para ti. El éxito es una definición única para cada persona.

El tener claro esa “cosa”, tu “ONE thing“, será la clave para tus resultados extraordinarios. Al igual que la definición del éxito, será algo único y personal.

Nadie te puede decir qué es, lo que sí sabemos es que hay tres verdades o principios que cualquier objetivo o enfoque único tienen, sin importar la definición del éxito o la persona.

Verdad 1: la pregunta de claridad

“Es un arte el poder aclarar el ruido y enfocarse en los más importa. Es simple, y es transferible. Sólo hace falta un poco de valor para adoptar una nueva forma de ver las cosas.” — George Anders

El problema para adelantarnos en el camino, está en que solemos hacernos preguntas, para llegar a lo que realmente deseamos: las respuestas. Pero, paradójicamente, las mejores respuestas vienen en forma de preguntas.

Entonces las mejores respuestas dependen del tipo y calidad de preguntas que nos hacemos. Lo que queremos en la vida, no viene de seguir una serie de reglas, sino de aprender a formular las preguntas correctas. Y cuando se trata de productividad y grandes resultados, estamos hablando de preguntas con un enfoque correcto.

El hacer estas “preguntas de enfoque” es algo poco común si queremos avanzar por caminos que no están claros o previamente trazados. Por eso debemos encontrar las respuestas al hacer las preguntas extraordinarias.

Estas preguntas nos mostrarán qué tan grandes pueden ser nuestros resultados y qué dirección tomar en cada paso. Es un proceso simple, pero que trae efectos impresionantes.

Cuando estes en duda sobre qué hacer, siempre puedes practicar con esta pregunta: “¿Qué es lo mas importante que puedo hacer en este momento con mi tiempo, energía y recursos?”. Esa pregunta nunca falla en brindar claridad y ayudar a tomar mejores decisiones.

Verdad 2: el hábito del éxito

“El éxito es algo sencillo. Sólo tienes que hacer lo correcto, de la forma correcta, en el momento correcto.” — Arnold H. Glasow

Todos conocemos nuestros hábitos. Y sabemos por qué son difíciles de dejar o de adoptar.

Cuando empezamos a hacer algo de la misma forma y seguimos pensando en ello y haciéndolo parte de nuestra vida, se vuelve un hábito, ya sea de forma consciente y voluntaria o que lo hagamos sin pensar. Siempre estamos adquiriendo nuevos hábitos. Si quieres aclarar tu éxito, es importante adoptar el hábito de hacerte preguntas de enfoque en cada aspecto de tu vida.

La elección que tenemos es formar nuestros hábitos para que nuestras acciones estén alineadas para alcanzar nuestro objetivo — como dominós.

Es decir: tenemos que formar hábitos de alcanzar lo que queremos en nuestra vida. Ya sean objetivos fiscos, espirituales profesionales o personales. Hay hábitos que debemos dejar y otros que debemos adquirir. Aquellos hábitos que nos permitirán acelerar nuestro éxito son los “hábitos de éxito”.

Aprende a identificarlos y no los sueltes.

Verdad 3: las grandes respuestas

“Las personas no deciden su futuro, deciden sobre sus hábitos; y estos definen su futuro”. F.M Alexander

No eres la primera persona en tener grande sueños y objetivos en la vida. Miles de personas han recorrido el mismo camino que tienes frente a ti. La mejor forma de empezar a definir tu camino es basándonte en la experiencia de otros: “En los hombros de gigantes”, por así decirlo.

El tener un punto de vista a esas alturas, te abrirá muchas posibilidades que quizás no habías considerado al inicio de tu camino. Tan pronto puedas considerarlas, abrirás grandes posibilidades en tu vida.

Aprovecha las grandes preguntas que otros se han realizado. Quizás sus respuestas te sirvan para formular las tuyas, o incluso reformular tus propias preguntas.

La verdad es entre todos podemos formular mejores preguntas que si intentamos definirlas desde el inicio cada vez. Es como agregar un nuevo dominó a la cadena, en lugar de tratar de iniciar una cadena nueva de dominós.

Cómo lograr resultados extraordinarios

“Incluso si estás en el camino correcto, te atropellarán si sólo te sientas sin avanzar.” — Will Rogers

Eventualmente, cuando tienes las cosas claras, te das cuenta de que tu propósito de vida debe de ser tu ONE thing. Y todas las demás acciones que lleves a cabo (empresas, proyectos etc) te deben de ayudar a avanzar en tu camino para alcanzar tu propósito.

Este propósito debe de ser tu brújula personal que guíe tus acciones y te ayude a saber si vas por el buen camino.

Así las personas más productivas, las que avanzan mas rápido hacia su propósito, son las que logran alinear los dominós en linea recta del lugar donde se encuentran hasta llegar a su propósito. Todo en su vida esta dirigido a alcanzar esa meta.

Así es como las mejores empresas son las que se concentran en brindar una gran propuesta de valor y atraen a gente que ve en el propósito de la empresa una forma de avanzar su propio propósito. Todas las fichas del dominó están alineadas.

 

 

Photo by Lester Washington III