Cuando se trata de autoconocimiento y carreras profesionales aún tenemos dos grandes paradigmas:

La vida profesional para nuestros padres solia ser algo… aburrida. Eliges una universidad y graduabas de alguna carrera profesional que define como será el resto de tu vida. Por ejemplo si elegías estudiar leyes, lo más probable es que termines trabajando en un despacho de abogados o en algún corporativo, Si estudias finanzas trabajarías en algún fundo de inversión, banca o similar. Si estudiabas medicina, es lo que practicarías por el resto de tu vida. etc. etc. etc.

Para nosotros, la carrera universitaria que elegimos estudiar nos ofrece las habilidades, conocimiento y experiencia que nos han llevado al lugar donde estamos en este momento. Pero a diferencia que a la generación de nuestros padres; todo este bagaje profesional es una plataforma de la cual seguir creciendo tu carrera profesional — no una cadena que te mantendrá en el mismo lugar. Incluso si desearas permanecer toda una vida donde estas, la economía y cultura laboral no te ayudará.

Por ejemplo, si estudiaste medicina es una gran oportunidad de ser un emprendedor. O incluso estudiar ingeniería y crear disrupción en la industria de salud.

Este es el caso de Zaid Badwan. Un chico que estudio Mecatrónica en la UNAM en México, USC en Estados Unidos y Science Po, en Francia. Al regresar a México fundo una nueva empresa MediPrint, una empresa que se dedica a crear aplicaciones medicas de manufactura e impresión en 3D.

Uno de mis productos favoritos de su empresa es Novacast una ferula realizada en Impresión 3D que hace obsoletos los antiguas ferulas de yeso.

Si tu educación formal te dio el conocimiento para llegar donde estas, son tus experiencias personales y tu convicción de definir lo que quieres para el futuro lo que te permitirá crear la carrera profesional — y vida que quieres.

En este libro, queremos ayudarte a encontrar las respuestas que necesitas para lograr diseñar tu carrera y acelerar tu crecimiento personal y profesional.

Tomando el control y decidir tu futuro.

En la antigua forma de trabajar, tu futuro estaba dictado por decisiones que tomabas cuando tenias 19 o 20 años, al elegir una carrera profesional. Esto definía cual era tu primer empleo, tu desarrollo profesional y probablemente el estilo de vida que tendrás hasta que te retires.

Fuck that ! Personalmente no solo no tenia idea de lo que quería en al vida a los 18 años, sino que me cambie 4 veces de carrera antes de darme cuenta que el modelo académico de las universidades tradicionales no me darían el conocimiento ni las habilidades que necesitaba para el futuro.

Todo el modelo educativo asumir que elidiría una carrera profesional y debía de aprender todo lo que pudiera al respecto — por si acaso algún día lo necesito. Que cuando me graduara entraría a trabajar a una empresa, para cual cual trabajaría 10 años para ser promovido y eventualmente me podría retirar.

Después de todo este era precisamente el modelo de vida que la mayoría de mis tíos y abuelos habían seguido. Era lo maduro, lo responsable y prudente. Apegate a una empresa y la empresa cuidara de ti y tu familia.

Honestamente, para ellos funcionó muy bien. El ser parte de una gran empresa y jurarle lealtad creo grandes oportunidades para la generación anterior en mi familia. Nos brindo a mi generación oportunidades que ellos nunca hubieran tenido acceso y tuvieron que trabajar duro para crear para nosotros.

Definitivamente para una familia que nació en medio de la pobreza rural del Estado de Mexico y logró crecer hasta ser parte del 1% del país con grandes casas en “El Pedregal”, titulo académicos y carreras profesionales admirables en corporativos, podemos decir que dar lealtad a una empresa de por vida, fue el camino correcto.

Probablemente el consejo que te han dado es también seguir este camino sin cuestionar; y quizás lo has seguido hasta que algún día, te diste cuenta que:

1) Realmente no es lo que querias
Si ya te graduaste y has trabajado por algún tiempo, te pudiste haber dado cuenta que en realidad la carrera profesional tradicional que elegiste no es algo que verdaderamente te haga sentir feliz y sientas plenitud al ejercerla.

2) La lealtad no es reciproca
A diferencia que la cultura empresarial en días de nuestros padres y abuelos, las empresas no valoran tanto al capital humano como lo hacían antes y suelen beneficiar mayores utilidades par los accionistas sobre el bienestar de la comunidad.

Como resultado, hay pocas oportunidades para cambiar o ajustar una carrera profesional basado en tu experiencia, valores, intereses únicos. Es como si estuvieras de regreso en la primaria donde se te asignaba un asiento para el cual seria tu lugar durante el resto del año — salvo que te portaras mal y te cambiaban de lugar o sacaban del salon (o como adulto te despiden).

Para hoy en día, es evidente que la idea de una carrera profesional predeterminada por una decisión que tomaste a los 19 años, es un concepto obsoleto.

Hace algunos años, el retar esta idea se popularizo por el movimiento “de pasiones”. Ya sabes, esos años donde todo mundo te decía: “sigue tu pasión…”. En donde se les decía a los jóvenes que solo identificaran que era lo que mas les gustaba hacer en el mundo y el problema de dinero se resolvería automáticamente — de alguna forma. (Si, muy “millennial” de nuestra parte)…

Pasamos de un regimen estricto y rígido a una libertad absoluta donde se planeaba poco y las personas brincaban de una profesional a otra sin ningún plan para el futuro. Solo brincar de empleo a empleo cada vez con un aumento en sueldo y de alguna forma (usualmente mágica) nos podríamos retirar.

La verdad es que para el 99.99% de las personas, no funcionó.

Tomando Responsabilidad de tu futuro.

El futuro de nuestras carrera profesional nos pide responder ciertas preguntas que provienen de una perspectiva muy distinta. En lugar de pensar en que lo que decidimos estudiar cuando tenemos apenas 18 – 19 años dictara el resto de nuestras vidas, debemos de pensar.

Pero sobre todo y lo más importante es que si acaso no tenemos el control sobre las variables que la vida nos ha dado para jugar, somos los únicos responsables de tomar control sobre nuestro futuro, personal y profesional.

No hay ninguna carrera universitaria, contactos familiares, industria, empresa ni persona que pueda determinar o decidir por nosotros a donde queremos llegar. Depende de cada uno de nosotros el definir que queremos y diseñar un plan para hacerlo realidad.

Si no nos gusta el lugar donde estamos, tenemos el control y poder para cambiar lo que sea, estudiar una nueva maestria o especializarnos . Nunca antes habíamos tenido tanta capacidad de decisión o el acceso a herramientas y conocimiento para tomar control sobre nuestra carrera profesional.

Ninguna otra generación tenia ganas oportunidades para desarrollar su potencial y tener una vida feliz y plena.

Claro que toda esta libertad y poder nos desconcierta. Ninguna otra generación ha pasado por esto y por lo tanto no tenemos un punto de referencia para saber como aprovechar esta oportunidad.

¿Cómo se toman estas decisiones? ¿Qué pasa si cometemos algún error o si terminamos en un lugar opuesto a lo que deseábamos ?

Nadie puede decirloslo a ciencia cierta, pero en Collective Academy estamos dedicando mucho tiempo a pensar en estas preguntas para ayudar a toda nuestra generación a tener una gran carrera profesional.

Una de las lecciones mas interesantes fue el aprender de como Tim Ferris (un erudito del aprendizaje) piensa respecto a su carrera profesional. En lugar de ver una linea recta, el piensa en su vida en experimentos de 6 meses. Donde aprende, ejecuta y reflexiona.

De la misma forma, podemos pensar en nuestras carreras como experimentos de 3 a 5 años. Donde nos tomamos el tiempo para reflexionar, probar aprender y de ahí basado en esta información y así tomar mejores decisiones, conforme el mundo cambia a una velocidad que nunca antes habíamos visto.

Entonces, así las cosas. En lugar de intentar saber que queremos hacer con el resto de nuestras vida y que estaremos haciendo cuando nos sea tiempo de retirarnos, podemos pensar en nuestras carreras como experiencias de 3 a 5 años.

Puede que alguna vez cometamos errores, pero lo bueno es que podemos seguir repitiendo el proceso, aprendiendo y creciendo. Así la próxima oleada de disrupción en el mundo profesional — o mejor aún nuestra siguiente evolución como personas — representará una oportunidad para seguir creciendo y creando una vida plena.

Nunca antes había sido tan fácil reinventar nuestra carrera profesional y tomar control sobre nuestras vidas.

😀