En cuanto al trabajo en equipo dentro de la organización, la responsabilidad del empresario es identificar el liderazgo necesario a todos los niveles.

Es claro que en la actualidad el principio de trabajo en equipo tiene como fundamento la labor de sus miembros. Como empresarios, es importante delegar a nuestros ejecutivos de primer nivel la responsabilidad de construir un equipo que colabore, que participe y que opere, logrando los resultados con un esprit d’équipe que cimiente una organización sólida y dinámica.

El trabajo en equipo es, entre muchas otras cosas, la suma de los objetivos a lograr, la capacidad de los individuos y la claridad en la comunicación. Si los empresarios asignamos la responsabilidad a los gerentes de la construcción de sus equipos para “hacer que las cosas sucedan” y así lograr los resultados esperados, también debemos crear el soporte para que conformen sus equipos. Sin embargo, como empresarios debemos tener en el mapa dos grandes implicaciones al delegar la responsabilidad de la creación de equipo a los gerentes. El primero de ellos es el alcance que pueden tener los esfuerzos integradores del líder del equipo y, el segundo, es la alineación de los procesos para que soporten la labor del equipo.

En cuanto a la capacidad del líder para construir un grupo que realmente sea un equipo, el director de la empresa evalúa atributos como su capacidad en la selección del personal, sus habilidades de comunicación, su forma de delegar responsabilidades, su creatividad, etcétera. Todos estos elementos se pueden ver opacados cuando el equipo no está funcionando. Si esto es así, entonces deberemos preguntarnos si el bajo desempeño del equipo es por las habilidades del líder o si hay otros factores dentro del grupo que estén afectando el desempeño del gerente o líder; es decir, definir si hay una persona que no se está sumando a los esfuerzos del líder, bloqueando el trabajo de todo el equipo afectando sus resultados, o si los procesos en la empresa no están alineados y esto conlleva a un desgaste y a una fricción entre el líder y su equipo.

Esta pregunta es importante porque como directores de empresa debemos tomar decisiones que afectarán al gerente responsable de un equipo en problemas (ya sea por la integración de sus miembros o por el logro de resultados). Y si la decisión que se toma es que es responsabilidad del ejecutivo la creación del equipo, y es parte de la expectativa que se tiene de su desempeño, debemos asegurarnos también de darle las herramientas de procesos y de decisiones sobre las acciones a tomar en el equipo. Si la evaluación que hacemos de nuestros ejecutivos es que sí tienen el perfil de liderazgo que requerimos, pero aun así el equipo no está funcionando en algún aspecto, seamos claros y pongamos a juicio los procesos y los integrantes del equipo con que cuenta nuestro ejecutivo.

En cuanto al trabajo en equipo dentro de la organización, la responsabilidad del empresario es identificar el liderazgo necesario en todos los niveles, evaluar el nivel de trabajo en equipo y el impacto que éste tiene en el logro de los objetivos y, de manera explícita, abrir los canales de comunicación franca que permitan atender y corregir cuando el engranaje de un equipo no esté caminando. Esta responsabilidad es aún más crítica en un emprendimiento, porque los grupos que no trabajan en equipo, ya sea por falta de claridad en los procesos o por personal negativo, tiene un alto costo económico en tiempo perdido y en resultados.

Suscríbete para recibir el mejor contenido de Collective Academy en tu inbox.