¿Qué tal sería saber exactamente lo que te van a preguntar en tu próxima entrevista de trabajo?

Aunque no es recomendable tener una respuesta preparada para cada pregunta en la entrevista (de hecho, por favor no lo hagas), siempre es bueno invertir algo de tiempo para familiarizarte con lo que podrían preguntarte, lo que realmente quieren entender con tus respuestas, y hacer un par de puntos que demuestren que eres la persona indicada para el trabajo.

Según la investigación de Vincuventas, la bolsa de trabajo especializada en ventas, estas son las preguntas más importantes para responder. Considera esta como tu guía de estudio para entrevistas:

1. Háblame de ti.

Esta pregunta crucial parece sencilla, por lo que muchas personas fallan al prepararse para responderla. Este es el tema: no hables de todo tu historial de trabajo (o personal). En lugar de eso da un breve discurso–uno que sea conciso y convincente y que muestre exactamente por qué eres la persona indicada para el trabajo. Empieza con 2 o 3 logros específicos o experiencias que quieras hacerle saber al entrevistador, y luego sigue hablando sobre cómo esas experiencias previas te han posicionado de frente al rol específico que estás buscando.

2. ¿Cómo te enteraste de la posición?

Otra pregunta aparentemente inocua, que realmente es una oportunidad perfecta para sobresalir y mostrar tu pasión y conexión con la compañía. Por ejemplo, si te enteraste del empleo a través de un amigo o contacto profesional, nombra brevemente a esa persona y luego comparte por qué te emocionaste tanto al respecto. Si descubriste a la compañía a través de un evento o un artículo, compártelo. Incluso si encontraste la posición en un tablero cualquiera de anuncios, comparte qué, específicamente, fue lo que llamó tu atención respecto a la posición.

3. ¿Qué sabes de la empresa?

Cualquier candidato puede leer y recitar la página “Sobre nosotros” de la empresa. Así que, cuando los entrevistadores te pregunten esto, no están midiendo si entiendes la misión — quieren saber si es algo que te interesa. Empieza con una línea que muestre que entiendes los objetivos de la empresa, usando un par de palabras claves y frases del sitio web, pero luego hazlo más personal. Por ejemplo, “Personalmente me siento atraído por esta misión porque…” o “Realmente creo en este enfoque porque…” y comparte uno o dos ejemplos personales.

4. ¿Por qué quieres este trabajo?

De nuevo, las compañías quieren contratar personas que estén apasionadas respecto a una vacante, por lo que deberías tener una respuesta estupenda sobre por qué quieres el trabajo. (¿Y si no? Probablemente deberías aplicar a otro lugar.) Primero, identifica un par de factores clave que hagan que la posición sea ideal para ti (por ejemplo: “Me encanta el soporte al cliente porque adoro la constante interacción humana y la satisfacción que viene de ayudar a alguien a solucionar un problema”), luego comparte por qué amas la compañía (por ejemplo: “Siempre he sido un apasionado de la educación, y creo que ustedes hacen cosas geniales, por lo que me gustaría ser parte de eso”).

5. ¿Por qué deberíamos contratarte? (¿Por qué tú?)

Esta pregunta de entrevista parece ir directo al grano (y es muy intimidante), pero si se te pregunta, estás de suerte. No hay mejor forma para que puedas venderte a ti mismo y tus habilidades. Tu trabajo aquí es armar una respuesta que cubra tres puntos: que puedes no sólo hacer el trabajo, sino entregar resultados geniales; que realmente encajas con el equipo y la cultura, y que eres una mejor opción que cualquier otro de los candidatos.

6. ¿Cuáles son tus mayores fortalezas profesionales?

Al responder esta pregunta, la coach de entrevistas Pamela Skillings recomienda ser preciso (comparte tus verdaderas fortalezas, no las que creas que tu entrevistador desea escuchar); ser relevante (escoge entre tus fortalezas las que estén más orientadas a esta posición en particular); y ser específico (por ejemplo, en lugar de “don de gentes”, escoge “comunicación persuasiva” o “construcción de relaciones”). Luego, prosigue con un ejemplo en el que hayas demostrado esos rasgos en el ámbito profesional.

7. ¿Cuáles consideras que son tus debilidades?

Lo que tu entrevistador está buscando realmente con esta pregunta complementaria—más allá de identificar verdaderas señales de advertencia—es medir tu auto-conocimiento y tu honestidad. Por lo que “No puedo cumplir con las fechas de entrega ni siquiera para salvar mi vida” no es una opción—pero tampoco lo es “¡Nada , soy perfecto!” Busca un balance pensando en algo con lo que luchas pero que estés intentando mejorar. Por ejemplo, quizás nunca hayas sido fuerte hablando en público, pero recientemente te has ofrecido a organizar reuniones para ayudarte a estar más cómodo al tener que dirigirte a una audiencia grande.

8. ¿Cuál es tu más grande logro profesional?

Nada dice “contrátame” de mejor forma que un registro o prueba de haber alcanzado resultados asombrosos en trabajos anteriores, ¡así que no seas tímido al responder esta pregunta! Una forma genial de hacerlo es usando el método S-T-A-R: Plantea la Situación y la Tarea que se te solicitó completar y dale algo de trasfondo y contexto al entrevistador (por ej., “En mi anterior trabajo como analista junior, mi rol era la gestión del proceso de facturación”), pero pasa la mayor parte de tu tiempo describiendo lo que realmente hiciste (la Acción) y lo que lograste (el Resultado). Por ejemplo, “En un mes, simplifiqué el proceso, lo que le ahorró a mi grupo 10 horas-hombre al mes y redujo en un 25% los errores en las facturas”

9. Cuéntame sobre algún desafío o conflicto que hayas enfrentado en el trabajo, y cómo lo resolviste.

Al hacer esta pregunta, “tu entrevistados quiere tener indicios sobre cómo responderás al conflicto. Cualquiera puede parecer agradable y gentil en una entrevista de trabajo pero, ¿qué ocurrirá si te contratan y Gladys de Regulatorio empieza a ser quisquillosa contigo?” dice Skillings. De nuevo, querrás usar el método S-T-A-R, asegurándote de enfocarte en cómo manejaste la situación profesionalmente y de forma productiva, y cerrando idealmente con un final feliz, como haber llegado a una solución o a un compromiso.

10. ¿Dónde te ves en cinco años?

Si te hacen esta pregunta, sé sincero y específico sobre tus metas futuras, pero considera lo siguiente: El entrevistador quiere saber a) si te fijas metas reales en tu carrera, b) si tienes ambición (es decir, si esta entrevista no es la primera vez en la que consideras esta pregunta), y c) si esta posición se alinea con tus metas y tu crecimiento. Tu mejor apuesta es pensar de forma realista sobre a dónde esta posición podría llevarte y responder acorde a eso. ¿Y si la posición no es necesariamente un boleto de solo ida a tus aspiraciones? Está bien decir que no estás seguro sobre lo que el futuro te depara, pero que ves esta experiencia como una oportunidad importante para ayudarte a tomar esa decisión.

11. ¿Cuál es tu posición ideal?

En una temática similar, el entrevistador quiere descubrir si esta posición está realmente alineada con los objetivos a largo plazo de tu carrera. Aunque “estrella de la NBA” podría hacerte reír, una mejor apuesta es hablar de tus metas y ambiciones—y cómo esta posición te acercará a ellas.

12. ¿Con qué otras compañías te estás entrevistando? 

Las compañías hacen esta pregunta por varias razones, desde querer ver si has estado buscando en la competencia o si te propones seriamente entrar en la industria. “A menudo el mejor enfoque es mencionar que estás explorando un cierto número de otras opciones similares en la misma industria de la compañía,” dice la experta en búsqueda de empleo Alison Doyle. “Puede ser útil mencionar como una característica común de todos los empleos a los que estás aplicando la oportunidad de poner en práctica algunas habilidades y destrezas críticas que poseas.” Por ejemplo, podrías decir ‘Estoy aplicando a muchas posiciones con firmas de asesoría en IT en las que puedo analizar las necesidades del cliente y traducirlas para los equipos de desarrollo para encontrar soluciones a problemas tecnológicos.””

13. ¿Por qué estás dejando tu trabajo actual?

Esta es una complicada, pero puedes estar seguro de que te la preguntarán. Definitivamente, debes mantener un tono positivo—no ganarás nada siendo negativo respecto a tus empleadores anteriores. En lugar de eso, describe las cosas de forma que muestre que estás ansioso por tomar nuevas oportunidades y que el rol para el que estás siendo entrevistado es más adecuado para ti que tu posición actual o anterior. Por ejemplo, “Realmente me gustaría formar parte del desarrollo de producto desde el inicio hasta el final, y sé que tendría ese tipo de oportunidad aquí.” ¿Y si te dejáramos ir? Hazlo simple: “Desafortunadamente, me iría,” es una respuesta totalmente válida.

14. ¿Por qué te despidieron?

¡Uff! Si te hacen la pregunta de seguimiento mucho más difícil, como por qué te despidieron (y la verdad no es precisamente buena de contar), tu mejor apuesta es ser honesto (después de todo, el mundo de la búsqueda de empleo es pequeño). Pero no tiene que ser algo que cierre el trato. Comparte cómo has crecido y cómo enfocas tu trabajo y tu vida ahora como resultado de esa experiencia. Si puedes posicionar la experiencia de aprendizaje como una ventaja para este nuevo empleo, eso es mejor aún.

15. ¿Qué estás buscando en una nueva posición?

Pista: Idealmente, las mismas cosas que la posición tiene para ofrecer. Sé específico.

Suscríbete para recibir el mejor contenido de Collective Academy en tu inbox.

16. ¿En qué tipo de ambiente laboral es en el que mejor te desarrollas?

Pista: Idealmente uno similar al ambiente de la compañía en la que estás aplicando. Sé específico.

17. ¿Cuál es tu estilo de gerencia?

Los mejores gerentes son fuertes pero flexibles, y eso es exactamente lo que querrás mostrar en tu respuesta. (Piensa en algo como, “Aunque cada situción y cada miembro del equipo requiere una estrategia ligeramente diferente, tiendo a enfocar mis relaciones con los empleados como un coach…”) Luego, comparte un par de tus mejores momentos como gerente, como cuando hiciste crecer tu equipo de cinco a quince personas o fuiste coach de un empleado con bajo desempeño para que se convirtiera en el líder de ventas de la compañía.

18. ¿Qué liderazgo has ejercido hasta el momento?

Dependiendo de lo que sea más importante para el rol, querrás escoger un ejemplo que demuestre tus habilidades de gestión de proyectos (conducir un proyecto desde el inicio hasta el final, unir piezas móviles múltiples) o una que muestre tu habilidad de dirigir un equipo con seguridad y de forma efectiva. Y recuerda: “Las mejores historias incluyen cada detalle que pueda ser creíble y memorable,” dice Skillings. “Muestra cómo fuiste un líder en esa situación y cómo eso representa todo tu potencial y tu experiencia de liderazgo.”

19. ¿Alguna vez estuviste en desacuerdo con una decisión tomada en el trabajo?

Todo el mundo está en desacuerdo con el jefe de vez en cuando, pero al hacer esta pregunta en una entrevista, los gerentes de reclutamiento quieren saber que puedes hacerlo de forma productiva y profesional. “No querrás contar la historia sobre la vez en la que estuviste en desacuerdo pero tu jefe era un idiota y simplemente decidiste dejarlo así. Y no querrás contar la vez en la que te diste cuenta de que estabas equivocado,” dice Peggy McKee de Career Confidential. “Cuenta la vez en la que tus acciones causaron un impacto positivo en el resultado de la situación, bien sea uno relacionado con el trabajo o con una relación laboral más efectiva y productiva.“

20. ¿Cómo te describirían tu jefe y tus compañeros de trabajo?

Antes que nada, sé honesto (recuerda, si obtienes este empleo, ¡el gerente de reclutamiento va a llamar a tu jefe anterior y a tus compañeros de trabajos anteriores!). Luego, intenta sacar fortalezas y rasgos que no hayas discutido aún en otras partes de la entrevista, como tu fuerte ética de trabajo o tu voluntad de colaborar en otros proyectos si fuese necesario.

21. ¿Por qué hay un hueco en tu curriculum?

Si estuviste desempleado por un período de tiempo, sé directo y ve al grano sobre lo que estuviste haciendo (y en el mejor de los casos, eso será algún tipo de voluntariado impresionante u otras actividades enriquecedoras como tener un blog o tomar clases de algo). Luego, lleva la conversación hacia cómo harías el trabajo y contribuirías a la organización: “Decidí tomarme un descanso en ese momento, pero hoy estoy listo para contribuir con esta organización de la siguiente manera.”

22. ¿Cómo lidias con situaciones de presión o de estrés?

“Escoge una respuesta que muestre que puedes manejar una situación de estrés de forma productiva y positiva, y que no dejas que nada te detenga al alcanzar tus metas,” dice McKee. Un gran enfoque es hablar de tus estrategias de reducción del estrés (hacer la mejor lista de tareas pendientes, detenerte para tomar 10 respiros profundos), y luego comparte un ejemplo de situación estresante que hayas superado con facilidad.

23. ¿Cómo quisieras que fuesen tus primeros 30, 60, 90 días en esta posición?

Empieza explicando lo que crees que necesitarías para arrancar. ¿Qué información crees que necesitarías? ¿Con qué partes de la compañía necesitarías familiarizarte? ¿Con qué otros empleados te gustaría sentarte? A continuación, escoge un par de áreas en las que creas que puedes hacer contribuciones significativas de inmediato. (por ej., “Creo que un gran proyecto para empezar sería entrar en sus campañas de marketing por correo electrónico y preparar un sistema de monitoreo para ellas.”) Claro, si obtienes el empleo, tú (o tu nuevo empleador) podrían decidir un mejor lugar para empezar, pero tener una respuesta preparada mostrará al entrevistador que puedes añadir resultados inmediatos—y que estás emocionado por empezar.

24. ¿Cuáles son tus requerimientos salariales?

La regla #1 para responder esta pregunta es hacer una investigación sobre cuánto deberían pagarte usando sitios como Payscale y Glassdoor o preguntando a tus conocidos en la empresa o roles similares. Lo más probable es que respondas con un rango, y recomendamos establecer el valor más alto de ese rango con base en tu experiencia, tu educación y tus habilidades. Luego, asegúrate de que el gerente de reclutamiento sepa que eres flexible. Estás comunicando que tus habilidades son valiosas, pero que quieres el empleo y estás dispuesto a negociar.

25. ¿Qué te gusta hacer fuera del trabajo?

Los entrevistadores hacen preguntas personales en una entrevista para “ver si los candidatos encajan en la cultura y darles la oportunidad de abrirse y mostrar su personalidad,” dice el gerente de reclutamiento de larga data Mitch Fortner. “En otras palabras, si alguien te pregunta sobre tus aficiones fuera del trabajo, es completamente adecuado abrirse y compartir lo que de verdad te apasiona. (Sin embargo, dale un toque semi profesional: Diciendo que te gusta tomarte un par de cervezas en el sitio local de moda el sábado por la noche está bien. Decirles que el lunes generalmente es un día difícil para ti porque siempre estás con resaca no lo está.)”

26. Si fueses un animal, ¿cuál te gustaría ser?

Preguntas aparentemente aleatorias para determinar el tipo de personalidad podrían aparecer en una entrevista, generalmente porque los gerentes de reclutamiento quieren ver cómo piensas respecto a ti mismo. Aquí no hay respuestas incorrectas, sino que ganarás un bono inmediatamente si tu respuesta te ayuda a compartir tus fortalezas o personalidad y a conectar con el gerente de reclutamiento. Consejo: Empieza con una táctica distractora para conseguir algo de tiempo para pensar, como decir, “Vaya, esa es una buena pregunta. Creo que debería decir… ”

27. ¿Cuántas pelotas de tenis caben en una limosina?

¿1.000? ¿10.000? ¿100.000? ¿De verdad?

Podrían hacerte preguntas desconcertantes como estas, especialmente en trabajos cuantitativos. Pero recuerda que el entrevistador no quiere necesariamente un número exacto—él quiere asegurarse de que entiendes lo que se te está pidiendo, y que puedes poner en funcionamiento un método sistemático y lógico para resolver un problema. Así que, simplemente toma un gran respiro, estructura el camino a tu solución y empieza a pensar en las matemáticas. (¡Sí, está bien pedir un lápiz y papel!)

28. ¿Estás pensando tener hijos?

Preguntas sobre tu estado familiar, tu género (“¿Cómo te sentirías manejando un equipo de puros hombres?”), nacionalidad (“¿Dónde naciste?”), religión, o edad, son ilegales—pero aún así las preguntan (y con frecuencia). Claro, no siempre con mala intención—el entrevistador simplemente podría estar intentando conversar—pero simplemente deberías llevar cualquier pregunta sobre tu vida personal (o cualquier otra que te parezca inapropiada) de vuelta al trabajo en cuestión. Para esta pregunta, piensa: “Sabe, no estoy en ese punto todavía. Pero estoy muy interesado en el sistema de carrera de su compañìa. ¿Podría hablarme más de eso?”

29. ¿Qué cree que podríamos hacer mejor o de forma diferente?

Esta pregunta es común en iniciativas de emprendimiento (y una de nuestras favoritas aquí en Collective Academy). El entrevistador quiere saber si no solo conoces algo del trasfondo de la compañía, sino si eres capaz de pensar de forma crítica sobre la misma y aparecer con nuevas ideas. Así que, ¡ven con nuevas ideas! ¿Qué nuevas características te gustaría ver? ¿Cómo podrían incrementarse las conversiones de la compañía? ¿Cómo podría mejorarse el servicio al cliente? No necesitas conocer la estrategia a cuatro años de la compañía, sino compartir tus pensamientos, y lo que es más importante, mostrar cómo tus intereses y experiencia podrían ser útiles para el trabajo.

30. ¿Tienes alguna pregunta para nosotros?

Probablemente ya sabes que una entrevista no es solo la oportunidad para que un gerente de reclutamiento te ponga a prueba—sino que es tu oportunidad para saber si el trabajo es adecuado para ti. ¿Qué quieres saber sobre la posición? ¿La compañía? ¿El departamento? ¿El equipo?

Cubrirás mucho de esto a lo largo de la entrevista, así que prepara preguntas menos comunes para que puedas hacerlas y verte mucho más interesante. Especialmente nos gustan preguntas orientadas al entrevistador (“¿Qué es lo que más les gusta de trabajar aquí?”) o sobre el crecimiento de la compañía (“¿Qué pueden decirme sobre sus nuevos productos o planes de crecimiento?”), al final del día a todos nos gusta platicar sobre nuestras experiencias.

Suscríbete para recibir el mejor contenido de Collective Academy en tu inbox.