Hoy en día, todo el mundo está en LinkedIn. Tiene más de 300 millones de usuarios y sigue creciendo. Para ser un joven profesionista exitoso, necesitas tener un perfil impresionante. Pero, ¿cómo lo haces?

La mejor manera de aumentar tu visibilidad y tener un perfil sensacional en LinkedIn es a través de una marca personal cohesiva y convincente. ¿Qué significa eso exactamente? Cuando creas una marca personal, estás mostrando una promesa de valor única que te separa de tu competencia – eres alguien o haces algo que es diferente de lo demás.

Cómo hacerlo

La mayoría de tu trabajo implica determinar qué es tu marca. Hay mucha información sobre cómo desarrollar una marca personal; la regla de oro es ser auténtico. Piensa en lo que realmente te importa: tu visión, tu propósito, tu valor y tu pasión. Detecta lo que tienes en común con tus competidores, pero también lo que te hace sobresalir.

Por ejemplo, si trabajas en el desarrollo de negocios, ¿te especializas en la administración de clientes, o eres la persona que crea conexiones de la nada? Después, pide feedback: ¿Qué saben otras personas de ti? ¿Qué piensan que te hace único en comparación con otras personas con las que han trabajado?

Este trabajo inicial puede tomarte tiempo, pero después de hacerlo, ve cómo puedes conectar tu percepción de ti mismo, las percepciones de otros, lo que te hace atractivo y tu propuesta de valor. Después, determina cómo poner todo esto en una sola frase – una declaración corta y fuerte que resuma tu marca personal. Este paso puede ser muy difícil, pero después de hacerlo será fácil convertirlo en un elevator pitch, y contenido para el resto de tu perfil.

Expresar tu marca

Una vez que tengas tu declaración de marca, es tiempo de revisar tu perfil de LinkedIn. Lo bueno de LinkedIn es que los perfiles completos tienen un alto rango en Google, usualmente dentro de los primeros tres hits. Esto significa que tener un perfil completo es una buena manera de controlar lo que ven otras personas cuando te buscan en línea.

Tu titular/headline

Para aprovechar al máximo tu perfil de LinkedIn, querrás usar todo tu espacio sabiamente – y esto empieza con tu titular. Para empezar, edita tu titular para que no sólo sea la descripción de tu puesto. Por ejemplo, si trabajas en el desarrollo internacional, sé específico sobre si quieres hacer accesible el agua limpia en alguna parte del mundo o si te enfocas en proyectos de preparación contra desastres naturales. Haz tu titular lo más convincente posible – si quieres y si tiene sentido, puedes usar tu declaración de marca aquí.

Tu extracto/summary

Tu extracto es el lugar donde realmente puedes entrar en detalles. Destila lo que has aprendido de ti mismo, incluso tu valores claves, pasiones, puntos fuertes, opiniones y personalidad. Habla sobre tu declaración de marca y respáldala con metas que muestren tu pasión y con tus principales logros que reflejen tus habilidades. Piensa en esta sección como una descripción de dónde vienes y a dónde quieres ir – estás contando tu historia.

Tampoco tengas miedo de mostrar tu personalidad. Debes enfocar la mayoría del contenido en tu perfil profesional, pero puedes dejar una porción para elementos personales que te ayudan a sobresalir. Por ejemplo, si la sostenibilidad es un valor fundamental para ti, o si hablas tres idiomas y crees en el valor de tus experiencias globales, inclúyelo. También está bien tener opiniones sobre temas en tu sector. Le gente estará más interesada en ti si tienes un punto de vista real.

Tu experiencia

Piensa en la sección de experiencia como una versión mejor, más grande y más interactiva de tu CV – el lugar para compartir lo que has hecho y qué tan bien lo hiciste. Lo más importante a considerar aquí es destacar las responsabilidades que se alinean con tu marca. Por ejemplo, si eres un asistente editorial, pero hiciste un poco de trabajo de diseño para tu editor y te diste cuenta de que ésta es la dirección hacia la que te  quieres mover, querrás enfocarte en esta experiencia de diseño a través de esta sección.

Una ventaja de LinkedIn es que no hay un límite de una página, como lo hay en un CV. Tomando esto en cuenta, puedes dividir tu puesto en varios puestos, específicamente si tienes responsabilidades diferentes dentro del mismo puesto. No se trata de añadir 10 descripciones diferentes para cada cosa pequeña que has hecho, pero dos o tres que representen responsabilidades más largas sería perfecto.

Otra diferencia grande entre la sección de experiencia y tu CV es la capacidad de integrar elementos multimedia. Para cada posición, puedes incluir tus proyectos en Slideshare, entradas de blog y otros medios. Por supuesto, debes pensar bien en qué compartes y cómo conecta con tu marca. Las imágenes serán la parte más atractiva de tu perfil, entonces asegúrate de que estés presentando contenido relevante.

Validaciones y recomendaciones/Endorsements and Recommendations

Una de las mejores funciones de LinkedIn es lo fácil que es obtener validaciones y recomendaciones. Esto hace muy sencillo recibir validación para tu experiencia. Y, por supuesto, cuanto más tengas, más fácil será recibir más.   

Para validaciones, añade alrededor de 10 habilidades – las que mejor reflejen las habilidades y experiencias por las que quieres ser conocido. Borra cualquier aprobación que sea off-brand. Por ejemplo, si tu primer trabajo fue en finanzas pero ahora estás enfocado en construir una carrera en el desarrollo de negocios, podrías quitar “contabilidad” de tu lista de habilidades. Idealmente, debes reorganizar tus validaciones en un orden que se alinee con tu marca.

¿Cuál es la manera más rápida de conseguir validaciones? ¡Dándolas! Lo mismo vale para las recomendaciones. También puedes pedirle directamente a la gente que te recomiende. Manda un mensaje simple a algunos contactos fundamentales diciéndoles que estás buscando un trabajo o estás tratando de acumlar más experiencias, y pregunta si destacarían una parte específica de tus experiencias en la recomendación.  

Toques finales

Para terminar, personaliza tu URL de LinkedIn (con tu nombre o, si tienes un nombre común, tu nombre más tu sector) y únete a algunos grupos dirigidos a tu industria o área de experiencia. Asegúrate de seguir noticias relevantes a través de las varios canales de LinkedIn, así como empresas. También comparte lo que aprendas. Publicando enlaces a artículos interesantes o tu propio trabajo de forma regular te permite mostrar que estás informado sobre eventos y tendencias actuales en tu industria.

Finalmente, toma en cuenta que siempre puedes reordenar las secciones en tu perfil si tiene sentido para tu marca. La sección del resumen siempre va arriba, pero puedes mover, por ejemplo, la sección de tus publicaciones hacia arriba o la de tu educación hacia abajo, dependiendo de lo que sea más relevante para ti.

Una nota: recuerda actualizar tu perfil en privado. Puedes desactivar las notificaciones de tus ediciones bajo la sección de privacidad en las configuraciones para que no estés transmitiendo cada cambio que hagas.

Una vez que tu perfil esté completo, revísalo con otras personas para confirmar que esté expresando tu declaración de marca. Puedes seguir haciendo cambios después de recibir feedback. E, independientemente de qué tan perfecto parezca tu perfil, debes seguir actualizándolo para que se mantenga vigente. Después de todo, el objetivo es asegurar que los reclutadores y gerentes de contratación estén viendo tu mejor versión.